26 de junio de 2013

Aunque seamos malditas - Eugenia Rico


Título: Aunque seamos malditas
Autora: Eugenia Rico
Precio: 6€
Nº de páginas: 488 págs.
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Editoral: PUNTO DE LECTURA
ISBN: 9788466323321

Ainur acaba de ganar el primer juicio por acoso laboral en España. Pero los matones de su ex jefe la buscan para matarla y se tiene que refugiar en el pueblo de sus ancestros, un extraño lugar del norte azotado por el mar. En este misterioso lugar se apasiona por la figura de Selena, una mujer que fue quemada por bruja hace 400 años. Mientras Selena lucha en el pasado por evitar a los cazadores de brujas, lo mismo tendrá que hacer Ainur en el presente cuando los sicarios la encuentren... y su única salvación es desvelar el secreto de Selene. Pero ¿es de verdad una víctima inocente? ¿O más bien una maquiavélica culpable?


Aviso que esta reseña no va a ser muy convencional. Para empezar no voy a ponerle nota a este libro. No puedo. Me produce muchos sentimientos encontrados. Unas veces me encanta y otras no lo entiendo. Y es que este libro no es para nada habitual.

Aunque seamos malditas cuenta la historia de Ainur y Selene, dos mujeres de épocas diferentes, pelirrojas y perseguidas ambas a su manera. Selene porque curaba a la gente siendo mujer en una época donde cualquier excusa es válida para llevar a una mujer a la hoguera. Ainur por su ex jefe, porque ganó el juicio por acoso sexual. Ainur se irá al pueblo donde vivía Selene y empezará a investigar la historia de esta, cruzándose en su camino con una serie de personajes muy curiosos.

El libro está compuesto por capítulos cortos en los que se alterna el narrador, así, escuchamos a Ainur, Selene, el farero, Consuelo y el Señor Oscuro. Algunos capítulos indican el narrador, otros no. Al principio esto puede confundir un poco, pero poco a poco aprendemos a diferenciar las voces de cada personaje. Y en el caso de Ainur y Selene, a veces viven situaciones tan parecidas que no importa quién de las dos esté narrando la historia.

Empecé el libro bastante confundida, sin enterarme de lo que pasaba, pero como los capítulos eran tan cortos seguí para intentar comprender de qué iba la historia. Y con el paso de las páginas me fui enganchando y enamorando de la forma de escribir de Eugenia Rico. La novela está llena de reflexiones filosóficas, que he ido señalando con post-it hasta que el libro se ha llenado de colorines. Creo que esta es la parte que me gustaría destacar más. Porque aunque la historia a veces se diluye entre la confusión de personaje y personaje, parece que todos denuncian algo en común. 

Podría decir que la trama en sí no me ha terminado de convencer cómo está estructurada porque a veces me perdía. Pero la forma de escribir de Eugenia Rico me encanta. El problema de este libro es que yo creo que no se puede valorar como una novela en sí, sinceramente no sé cómo clasificarlo. Es una historia sí, pero tiene muchas reflexiones que nos harán seguir pensando después de terminarlo. Dicen que es un libro que mejora con la relectura. Yo sin duda lo volveré a leer, porque estoy segura de que se me han pasado detalles. Son bastantes, pero voy a poner citas del libro que me han encantado para que entendáis un poco lo que quiero decir:

Las brujas no existen. Fueron pobres mujeres alucinadas, torturadas, consumían setas para volar en sueños y a lo mejor se masturbaban con una escoba. Cometían pecados innombrables: ser demasiado pobres, demasiado feas, demasiado guapas. Todas las mujeres dicen alguna vez que son un poco brujas y todas las mujeres insultan alguna vez a otra llamándola bruja.
Querer conocer el futuro es querer anular el tiempo, es llegar a la muerte prematura con demasiadas páginas en blanco.
Nos dan un nombre y nos dicen que es nuestro. Y es el nombre de otros. El nombre propio es el nombre de muchos. Como si nos dijeran que podemos ser distintos pero sólo parecernos a otro.
"Bruja" en inglés es witch, que tiene la misma raíz que wise y significa "mujer sabia".
- ¿Y los pecados de Dios? ¿No te das cuenta de que si Dios es omnipotente no es bueno y, si es bueno, no es omnipotente? O Dios lo puede todo y pudiéndolo todo no le importa nada que los hombre sufran y mueran, o es bueno y sufre por los hombres pero no tiene poder para ayudarlos.
Las pantallas son los preservativos de la mente, desde el siglo XX, que no XY, el siglo de la mujer y no del hombre, el siglo del sida mental; las pantallas se ponen entre la realidad y tú, y sólo parece real lo que ves a través de ellas.

Agradecimientos a Punto de lectura por mandarnos el ejemplar

8 comentarios:

  1. Buena reseña. La verdad no sé qué hacer, por tu reseña parece bueno pero a la vez malo. De todas formas, le echaré un vistazo a ver qué tal :)
    Besos, Cassia.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! :D

    Hombre, así de primeras mala pinta no tiene, pero no me convence ^^ Por lo que cuentas creo que no me gustaría mucho, a pesar de hablar de brujas, un tema que me encanta :P

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé qué hacer, la portada me llama mucho la atención pero los libros confusos no los aguanto...creo que no será una lectura para mí, de momento la dejo pasar ;)

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que es una lectura interesante, probablemente me guste... anotado =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. No cono cía este libro. Gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Tienes un premio en mi blog, Un beso! ;)

    ResponderEliminar
  7. A mí este libro me cambió la vida, os lo recomiendo de verdad. Si sólo podéis leer un libro en el año que viene leed "Aunque seamos malditas"

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? Por favor, evita spam y spoilers.

Copyright Ana y Alicia. Reseñando libros desde el 9 de marzo de 2013. Con la tecnología de Blogger.

Odinia

Odinia
Futura reina del mundo, lectora y compradora compulsiva, niña perdida, aprendiz de artista, chica disney y loca de los gatos.

Buscar

Twitter

Instagram

Lectores


Lee La casa de nadie

Bloglovin'