29 de junio de 2013

Teorías filosóficas de la vida diaria

Bueno, el título queda muy bonito y profundo, pero en realidad esta entrada no es más que desvaríos e idas de olla. Ha llegado el día de que os presente algunas de mis teorías basadas en la observación de la vida diaria. Espero que por lo menos os haga gracia. Y si no, esperad a mañana que volveré con una entrada seria de una reseña de un libro muy popular estos días. 

Ahí van mis teorías, espero que nadie se sienta ofendido :)

- El efecto manada. Este "efecto" afecta principalmente al género masculino en su etapa adolescente. Aunque como todos sabemos hay gente que nunca llega a salir de esa etapa. ¿No hay tíos que son muy buena gente cuando estás a solas con ellos pero cuando están con su grupo de "amiguitos" son capullos insoportables? Pues esto es a lo que yo llamo "efecto manada". Tras años de estudio en el instituto llegué a la conclusión de que cuando están con su "manada" es decir, grupo de amigos, algunos tíos sienten la necesidad de demostrar que son más chulos y guays que nadie. Sobra decir, que lo que a ellos les parece chulo y guay a nosotras nos parece patético. Mi teoría es que esta actitud tiene dos propósitos: cortejar a la hembra elegida o burlarse de la pobre víctima que no cumple "el canon de normalidad adolescente" (explicado más abajo).

Creo que este efecto también se puede aplicar al género femenino. Aunque en este caso yo lo renombraría como efecto arpía. En el caso de las mujeres consiste en una unión temporal para criticar a la pobre víctima elegida, que, una vez más, no cumple "el canon de normalidad adolescente". 

- El canon de normalidad adolescente: llega una edad en la que de repente te das cuenta de que alguien a establecido unas normas y tú tienes que cumplirlas si no quieres sufrir durante toda tu adolescencia la etiqueta de "bicho raro". Estas normas las establece "el canon de normalidad adolescente". Consiste "simplemente" en ser normal. ¿Y qué es ser normal? Porque creo que "ser normal" es una de las cosas más ambiguas del mundo... A partir de mis observaciones he deducido que consiste en ser una copia de todo el mundo. Es decir, si eres tía y en tu instituto se lleva ser la más putilla y maquillada del mundo si quieres integrarte tendrás que copiar la tendencia general. Por supuesto, puede haber más de un canon, esto dependerá de los grupos sociales que haya. E.g.: "canis" o "pijos". Si no quieres "ser diferente" más te vale adherirte a uno de esos grupos y seguir a rajatabla su canon. 

Por suerte, estas etapas pasan, a mí mi mala leche me salvó de más de un lío y pasé mi adolescencia sin pena ni gloria. Sin embargo, incluso años después hay gente que sigue empeñada en seguir aplicando estas teorías. Y aquí llega el homo retrasadus.

- El homo retrasadus se caracteriza por su falta de interés en estudiar o trabajar y lo que sea dar un palo al agua en general. Su actividad principal es salir de fiesta con dos fines: beber/meterse droga para colocarse, porque eso mola mucho entre sus afines y reproducirse. Bueno, no lo hacen con el fin de reproducirse, pero su inteligencia no les permite pensar que en el siglo XXI existe algo llamado "métodos anticonceptivos". Por esta razón, las tasas de natalidad del homo retrasadus son altas, aunque cabe señalar que las de mortalidad también, ya que su actitud temeraria (véase: no, tío si no pasa nada por coger el coche borracho, yo controlo) provoca accidentes de tráfico. En general, presentan una actitud agresiva hacia el resto de las especies, ya que es su forma de sentirse superiores. 

Todas estas teorías están basadas en mi exhaustivo estudio de la vida. Por tanto, es parcial. Si alguien quiere añadir o comentar algo es bienvenido.


7 comentarios:

  1. ¡Veo que te has quedado bien a gusto Alicia! Me gusta mucho la entrada y quiero aportar mis propias impresiones:

    -Efecto manada: Yo, desde siempre, nunca he tenido ese grupo de amigos chicos que salían juntos, hacía de las suyas y solo les interesaba ser los más "malotes". Es más, yo siempre he salido mayormente con chicas porque me he sentido más a gusto y más afín, es difícil de explicar, será cosa de gustos. También he conocido a chicos que han discriminado por la orientación sexual de una persona hasta el punto de decir: "No, si a mi no me importa, te conozco de siempre y me da igual" y luego por ser el más guay (como tu bien has dicho) era el más gilipollas del mundo con sus amigos.

    -El canon de normalidad adolescente: Nunca y digo NUNCA lo voy a entender. Siempre me he considerado una persona original, que no seguía a nadie y un cabecilla le dijese lo que hacer. Es más, en la época adolescente yo era el típico raro que leía y los demás no. También tengo que decir que con el tiempo me interesé más por otras cosas como la fiesta, salir con mis amigos etc pero eso nunca influenció en quien yo era.

    -El homo retrasadus: de mi ikastola (colegio en euskera) han salido muchos de estos, yo más bien les llamo "desechos sociales chupopteros" pero eso es cuestión personal. ¿Que no quieres estudiar? Bien, búscate un trabajo, pero al menos haz algo con tu vida.

    En fin, eso es todo. Como ves me ha parecido muy interesante el tema :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo en mi época de instituto no encajaba en ninguna manada pero más que nada porque nunca me interesó encajar en nada, yo quiero ser como soy, con mis libros a todas partes y en mi mundo interior. Lo demás me daba igual, el resto para mi eran tan borregos que ni les hacia caso. Aunque siempre habia alguien solitario como yo que acostumbraba a valer más la pena que esas manadas o grupitos de lo que sea. Me parece una estupidez ir todos igual, creo que la riqueza es mantener tu propia personalidad, siempre, pese a quien le pese.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pedazo entrada, Alicia! Realmente me he reído mucho con ella, y yo opino igual que tú. Desgraciadamente, esta "sociedad estudiantil" es una mierda (perdón por la palabra pero es la verdad). Me has matado de la risa con el homo retrasadus JAJAJAJJAJAJ
    Besos, Cassia.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja qué bueno, me han encantado tus teorías y definiciones. Yo he visto mucho del homo retrasadus, pero por suerte para mi no he tenido que sufrir El Efecto Manada, aunque si que lo he visto, ni el Canon de normalidad; ya que encontré a mis mejores amigos desde el comienzo del instituto y nos daba igual el resto de la gente.

    Espero que pronto nos traigas más de tus teorías! Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Alicia! Muchísimas gracias por compartir tus teorías filosóficas, han estado geniales xD jajaja. Me la pase riendo toda la entrada, y tienes mucha razón. En cuanto a mí, siempre fui "yo" en todos lados y en cualquier situación, hablasen lo que hablasen. Más, tuve muchísima suerte porque conocí maravillosas personas que pude, y puedo considerar "amigos". He visto los tres tipos que has nombrado, pero nunca forme parte de ninguno :)
    Y solo resta decir que me encantaron tus teorías, y que también esperare más de ellas :D
    ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, el título a priori parece pretencioso, pero le viene al dedo una vez leído el post, porque no deja de ser un exhaustivo análisis basado en toda una vida. Dicho lo cual, se agradece un montón poderse reir de vez en cuando.

    Un beso.

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? Por favor, evita spam y spoilers.

Copyright Ana y Alicia. Reseñando libros desde el 9 de marzo de 2013. Con la tecnología de Blogger.

Odinia

Odinia
Futura reina del mundo, lectora y compradora compulsiva, niña perdida, aprendiz de artista, chica disney y loca de los gatos.

Buscar

Twitter

Instagram

Lectores


Lee La casa de nadie

Bloglovin'