1 de julio de 2013

Taller de literatura #1 De hombres y monstruos

Hace unas semanas me apunté al Taller de literatura organizado por Leara, del blog Be Literature. Consiste en publicar en tu blog/facebook/loquetedelagana un relato los días 1 y 15 de cada mes. Justo después de publicar cada relato Leara dirá una inspiración, que podrá ser una imagen, una canción, etc. La idea es escribir lo que surja en una hora. La extensión y todo es libre, solo hay que basarse en la inspiración, que seguro que a cada uno le sugerirá algo diferente.

Como me pareció muy buena idea no dudé en apuntarme, que soy una floja y nunca termino lo que escribo. Así que os daré la lata de vez en cuando con mis horripilendos relatillos. Esperemos que la cosa mejore poco a poco. Se aceptan críticas, pero constructivas por favor. Que "es una mierda" no me ayuda mucho.

La primera inspiración fue esta:

 

Me encanta la canción, así que la escuché una y otra vez durante la hora que estuve escribiendo. Y como sé que os morís por leerlo (ejem, sí, seguro) aquí os dejo mi primer relato. 


De hombres y monstruos


- Psss – lo llamó – No puedo dormir

- Inténtalo

Se removió en la cama, buscando una postura cómoda. Sin embargo, el crujido de las escaleras la inquietaba y no conseguía conciliar el sueño.

- Seguro que ya están ahí – volvió a hablar con la esperanza de que su compañero de cuarto le prestara atención.

Esperó un rato, pero esta vez nadie contestó. ¿Estaría ya dormido?

- Anda, vamos a echar un vistazo

Una figura saltó de la cama contigua a la de ella. Aunque en la sombra se podía confundir con uno de ellos, no era humano. Sus musculosas piernas acababan en unas mullidas zarpas negras. El torso estaba completamente cubierto de pelo del mismo color que sus extremidades; su cara, sin embargo, era suave y lisa como la de un humano, aunque sus ojos gatunos lo delataban. Para completar su aspecto, tenía cola y orejas peludas: era una bestia; una criatura mitad humana, mitad gato. 

Su compañera, por su parte, tenía un aspecto aún más monstruoso. Era mitad humana, mitad dragón. Tenía cara de reptil, con unas fauces capaces incluso de escupir fuego. Sin embargo, el resto del cuerpo era completamente humano, excepto por las escamas que cubrían sus largas piernas y la cola. Un largo y brillante pelo rubio le caía por la espalda y tapaba su pecho desnudo. Aunque a ojos de un hombre la criatura parecía monstruosa, Molak, su compañero, pensaba que era lo más hermoso que había visto nunca.

Molak le cogió la mano y juntos bajaron en silencio las escaleras, procurando no despertar a los demás habitantes de la casa. El edificio era una vieja mansión abandonada y repleta de polvorientos muebles de diferentes épocas. De las paredes del salón colgaban retratos de más criaturas de su especie, eran los retales de un tiempo que ya pasó. Hacía años que no llegaba nadie nuevo, sabían que ellos eran los últimos y ahora que los humanos los habían descubierto no les quedaba mucho tiempo. A los hombres no les agradaban las cosas diferentes y ellos eran demasiado diferentes.

Un rayo de luna se colaba por las cortinas entreabiertas de la única ventana que había en la estancia. Los monstruos se acercaron y se colocaron una a cada lado con cuidado de no ser descubiertos por los visitantes que esperaban fuera. Humanos.

- Ahna, hagas lo que hagas no escuches ni una palabra de lo que digan ¿entendido?

- Ya lo sé, no soy tonta

A pesar de la respuesta de ella, Molak la miró preocupado. Era la primera vez que Ahna los veía y no sabía lo persuasivos que podían llegar a ser. Al fin y al cabo hasta su hermana, la fuerte y decidida Kira, se entregó a ellos. ¿Y quién no lo haría? Hasta él empezaba a dudar de su existencia. No es fácil vivir siendo odiado. 

El grupo de hombres esperaba pacientemente. La casa tenía vida propia y no dejaba entrar a nadie, por eso ellos seguían con vida. Sin embargo, tenían un arma muy afilada y peligrosa capaz de traspasar muros y cristales: la palabra. En unos segundos la voz de cientos de ellos empezaría a resonar por toda la casa. 

- Ya empiezan – susurró Molak aterrado

Venid, venid con nosotros. Os trataremos bien. Os ayudaremos a ser normales. Ahna se quedó helada. Había escuchado esas voces en otras ocasiones pero nunca los había visto de cerca. Una mujer captó su mirada, se parecía a ella con su cabello rubio pero era alta, hermosa y sin escamas. Un hombre la rodeaba por la cintura, era una imagen preciosa. Ella quería sentir eso. Los vio a todos, unidos, cientos de ellos. ¿Y ella qué era? Una bestia que se escondía en las sombras de una mansión ruinosa. 

Monstruos, monstruos, vosotros aterráis a nuestros niños. Los ojos de Ahna se llenaron de lágrimas. Allí estaban los niños humanos, tan perfectos, tan inocentes. Pensó en las crías de su especie, en las terroríficas y horrendas criaturas que paría su especie.

Molek se dio cuenta demasiado tarde de que Ahna los estaba escuchando. Las palabras de los humanos habían calado en la joven que se agarraba desesperada a la cortina. La voluntad de Ahna se había perdido en el coro de voces que pedía el exterminio de su especie, que les prometía una vida mejor si se entregaban. 

- Vámonos, vámonos arriba. Vamos, Ahna, tenemos que volver ¡Muévete, Ahna! – gritó Molek con desesperación mientras la agarraba del brazo y tiraba de ella hacia las escaleras.

En su desesperación se enredó en la cortina y el salón quedó expuesto a los ojos de los humanos que esperaban fuera. Inmediatamente empezaron a corear ¡monstruos, monstruos! Ahna se zafó de las garras de su compañero y caminó despacio hacia la puerta.

- Adiós, Molek. Estoy cansada de esta vida. Quiero ser parte de ellos, quiero que me quieran, quiero sentirme hermosa. 

- Eres hermosa, eres mucho más hermosa que esas insulsas humanas. Ahna, yo te quiero. 

Ella lo miró con tristeza y mientras abría la puerta le dijo:

- Pero tú eres un monstruo.

La puerta se cerró tras ella y el aire se llenó de los gritos de los humanos que corrían a atrapar su presa. Molek no quiso mirar. No quiso ver como inmovilizaban a Ahna y la metían en una jaula, al tiempo que todos gritaban e insultaban a su amiga. No tardarían en llevarla a un laboratorio y, luego, seguro que la exhibían como un animal más en un zoo. Un cartel adornaría su jaula: Ahna, el monstruo. 

Molek se sintió sin fuerzas y desesperado al recordar a todos los que habían perdido ya. Rememoró los tiempos en los que todas las especies convivían felices. Hasta que llegaron ellos y se autoproclamaron “salvadores” del mundo. 

Solo unos monstruos condenarían a otras criaturas por el simple hecho de ser diferentes. 



¿Qué os ha parecido? Os doy permiso para ser sinceros.

15 comentarios:

  1. La verdad es je me ha parecido muy cueridso pero no se si me apuntare yo también soy muyyyy vaga para esas cosas
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Guay! Me ha encantado tu relato, Alicia ^^ Escribes de maravilla (y no lo digo por quedar bien, eh, lo digo porque realmente lo pienso). Me ha encantado tu relato, ¡espero más! :3
    Besos, Cassia.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, sobre todo, la última frase. Tienes muchísimas razón y la gente muchas veces condena a otras personas por ser diferentes, cosa que es fatal. Me ha encantado tu relato, repito :P
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Que triste aunque me cae mal Ahna, como se le ocurre decirle a Molek después de declararse que es un monstruo con ese tono de asco.

    ResponderEliminar
  5. Está bastante bien, la verdad. El mío es bastante triste, si quieres luego te pasas y lo lees.
    Me gusta ese toque que le has dado, de momento no he leído ninguno en el que los personajes sean monstruos en el sentido literal de la palabra.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Hola!!!
    Me ha encantado, está impresionante!
    Se te da muy bien escribir :)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Alicia! A mi me ha encantado, y me han llegado muchísimo tus palabras, es un reclamo siempre presente pero solo es escuchado por unos pocos. Me gustaron mucho tus descripciones y me pareció muy original :3 y todas las emociones de los personajes calaron en mí, y el final fue desabrido, pero no odie a Ahna por su decisión, en realidad, me dio pena. Esperare el próximo relato, y como siempre me encantó leerte.
    ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  8. Buenas,

    me ha gustado mucho aunque creo que en los párrafos en que describies a las criaturas repites demasiadas veces la palabra "humano".

    Espero poder ir leyendo más cosas tuyas =)

    ResponderEliminar
  9. Hola! yo tambien me he apuntado a este proyecto, me parece una idea excelente, uno conoce relatos maravillosos.
    Con respecto a tu relato me ha gustado mucho, realmente me llamo la atención ya que decidiste no utilizar "humanos" para este relato. Es corto y conciso, muy original.

    Senti que el alma se me escapo cuando ella le llamo Monstruo con aquel tono culpable y despectivo, cuando ambos eran los mismos :(

    Y tienes toda la razón en cuanto a la ultima frase: "Solo unos monstruos condenarían a otras criaturas por el simple hecho de ser diferentes." y me gustaria pedirte permiso para tomarla, yo tengo un blog en el que hago ilustraciones infantiles con respecto a un personaje personal, y hay una sección que se llama "Frase de la semana" en donde tomo frases de libros, canciones que me gustan y les hago una pequeña ilustracion y pues como me ha gustado tanto esta queria tambien incluirla :D pero debo de saber si me concedes ese permiso. Estare esperando tu respuesta ^^
    besos!!

    desvariosdegabita.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado :) Por supuesto que puedes coger la frase aunque te pediría que me citaras ^^

      Me parece muy original la idea de hacer ilustraciones a partir de citas

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  10. Ha estado entretenido, me ha gustado. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me ha encantado Alicia! Eres una escritora muy buena y tienes buena mano para escribir, ¡sigue así! La canción no puedes ni imaginarte lo que me puede llegar a gustar (y el grupo en sí también), para mi fue una de esas canciones de las que sabes que nunca te vas a cantar. Me parece una proyecto muy bonito. Después de vacaciones miraré un poco más para ver de que va.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Aish, gracias a todos, me anima mucho con la siguiente entrega del taller :) Prometo que cuando me libre por fin de la universidad me pasaré a leer los relatos de todos los demás.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Me encaaaanta!! En serio, me gusta mucho, aunque sea un poco triste. Me llama la atención lo bien que los has planeado y redactado teniendo en cuenta que sólo tenemos una hora para escribirlo, así que te felicito (a mí el tiempo me fue muuuy justo jaja). Tengo ganas de leer tus próximos relatos :)

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? Por favor, evita spam y spoilers.

Copyright Ana y Alicia. Reseñando libros desde el 9 de marzo de 2013. Con la tecnología de Blogger.

Odinia

Odinia
Futura reina del mundo, lectora y compradora compulsiva, niña perdida, aprendiz de artista, chica disney y loca de los gatos.

Buscar

Twitter

Instagram

Lectores


Lee La casa de nadie

Bloglovin'