6 de agosto de 2013

Off-topic: Reflexiones

¡Hola a todos! He decidido escribir esta entrada, otra más del grupo off-topic, con una reflexión que escribí hace poco. Es del tipo de entradas que solía escribir en mi blog anterior (sí, tenía otro blog antes de empezar este con Alicia, pero por diversas circunstancias decidí cerrarlo).

Aquí os la dejo ;)

HOY
Hoy ha sido el día. Han sido muchos, quizás demasiados, los meses que has estado presente en mis sueños y en la mayoría de mis pensamientos, recordando todo lo que ha pasado entre nosotros. Pero hoy lo he conseguido.

Cada vez que miro en retrospectiva me parece totalmente surrealista todo lo que ha sucedido entre tú y yo: cómo empezaste de ser alguien más a cobrar cada vez más importancia en mi vida, hasta el punto de llegar a ser el centro de todo lo que existía a mi alrededor. Cómo, de la nada, empezamos a ser alguien demasiado importante el uno para el otro. Cómo muchos meses de diversos acontecimientos entre los dos alcanzaron su punto álgido en una sola noche, una noche que lo cambió todo para siempre.

Imposible olvidar esas manos, tan enormes y tan bonitas, que nunca imaginé tan suaves al contacto con mi cuerpo. Imposible olvidar la profundidad de esos enormes ojos oscuros en los que me veía reflejada. Imposible que existieran unos labios más perfectos para encajar con los míos. Imposible describir con palabras el placer tan infinito que sentí a tu lado en una noche que parecía que nunca iba a terminar.
Una sola noche que lo cambió todo fue lo único que hizo falta para que se cayera la venda de mis ojos, una venda que hacía que no quisiera ver la realidad, una realidad demasiado dura para asumirla por no ser recíproca. Lo que sentía por ti era demasiado grande y fuerte para abarcarlo con palabras o con hechos que estuvieran a la altura.

Nada volvió a ser lo mismo. Tu actitud indiferente hacia mí y tu incapacidad para aceptar lo que sucedió me ocasionó un daño superior al que jamás hubiera imaginado. No podía aceptarlo, no era capaz de dejar de pensar en ti, en todo lo que significabas para mí, en todo lo que sentía por ti. Quedé atrapada en un pasado del que no quería salir, del que no podía salir, con tu recuerdo invadiendo cada instante de mis pensamientos, haciendo que mi corazón se dislocara con cada uno de ellos. Hasta hoy.

Hoy, después de mucho tiempo, he vuelto a verte. Me he paralizado por un instante, temiendo la reacción que podrías causar en mí, haciéndome revivir de nuevo todo lo anterior. Pero no. Hoy, al verte, mi corazón ha seguido latiendo a un ritmo constante e inalterable, mi respiración no se ha agitado, mis piernas no han temblado, mi mente no se ha bloqueado. No has producido reacción alguna en mí. Por eso, hoy, después de mucho sufrimiento por mi parte y de mucha indiferencia por la tuya, puedo decirlo.


Hoy, eres parte de mi pasado, un pasado que no quiero volver a recordar. Hoy, vuelves a ser para mí lo que eras hace varios meses: un absoluto desconocido.


1 comentario:

  1. Precioso :)
    Espero que yo también pueda decir eso algún día :)

    Un beso^^

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? Por favor, evita spam y spoilers.

Copyright Ana y Alicia. Reseñando libros desde el 9 de marzo de 2013. Con la tecnología de Blogger.

Odinia

Odinia
Futura reina del mundo, lectora y compradora compulsiva, niña perdida, aprendiz de artista, chica disney y loca de los gatos.

Buscar

Twitter

Instagram

Lectores


Lee La casa de nadie

Bloglovin'