23 de septiembre de 2014

Running like a girl




La vida está llena de casualidades. Y este libro es una de ellas. Llevaba un tiempo planteándome que mi vida de culo gordo flojo tenía que cambiar. No os voy a intentar colar que es por salud porque todos sabemos que mi verdadero motivo era adelgazar. Fue en una librería, cómo no, dónde me llegó la inspiración. Siempre he sido nula en todos los deportes, pero seguro que un libro me enseñaría a cambiar. Al fin y al cabo todos tenemos una pequeña Hermione Granger dentro que nos hace pensar que cualquier problema se puede solucionar con una visita a la biblioteca o librería.

Volviendo al tema, Correr en femenino, pues así se titula en español, me llamó desde la estantería y mira que el título es poco atractivo. Sin embargó le eché un vistazo por encima y me gustó. Yo nunca leo no ficción, es una de mis reglas de oro: no invierto mi tiempo en historias reales, para eso ya tengo el telediario, pero decidí hacer una excepción con este título porque prometía motivarme para convertirme en toda una corredora.

Probablemente ahora mismo me estáis leyendo con una ceja levantada y pensando pobre ilusa y sí, es muy posible que me deje llevar demasiado por el marketing, pero en este caso acerté. Alexandra Heminsley motiva de verdad o, al menos, consigue despertar cierto gusanillo, un gusanillo con unas zapatillas de running. La autora comienza de cero por lo que es muy fácil identificarse con ella y va contando sus progresos de una forma bastante amena y directa. Al principio pensaba que la parte inicial era la que más me iba a gustar, pues se corresponde con mi situación actual, pero lo que más me motivó fueron las partes en las que hablaba de los maratones.

Nunca jamás en mi vida pensé que podría emocionarme leer un maratón y mucho menos pensar que podría ser una experiencia increíble. En casi todas las maratones que la autora corre le surge algún problema, pero es maravilloso el apoyo que consigue: sus familiares siempre están entre el público para animarla, pero son las personas anónimas las que más me llegaron al corazón. En una maratón en la que Alexandra está a punto de abandonar una mujer de mediana edad se le acerca, la coge del brazo y empieza a darle charla para que continúe. Y gracias a ella llega a la meta. En otro, cuando también está al borde de tirar la toalla, un chico que corría detrás de ella le pide que por favor no lo haga, que gracias a verla a ella correr él ha seguido adelante toda la carrera.

Son pequeñas anécdotas de solidaridad, algo que creo que falta en estos tiempos y que sorprende que lo encuentre en personas que no tienen nada que ver con ella. Además, la autora corre muchas veces para ONGs o asociaciones que apoyan a distintas enfermedades. Todo esto me ha hecho darme cuenta de que una maratón no es solo correr, no es llegar a la meta antes que nadie; es esa unidad social, ese apoyo por parte de extraños que te hace llegar al final, porque en el fondo cada uno tiene sus retos personales.

He de confesar que ahora quiero correr un maratón. Por lo pronto he empezado a correr, pero mi primera experiencia la reservo para otra entrada, pues estoy segura de que os morís por ver mis progresos  #ironíaModeOn

A efectos prácticos, también da alguna información para empezar a correr. Por ejemplo es importante saber elegir las zapatillas o, en el caso de las mujeres, el sujetador (tema que ha sido todo un drama para mí). De hecho, la segunda parte del libro está dedicada exclusivamente a información que puede ser útil para novatos, como los tipos de lesiones que puedes padecer, mitos, etc. Sin embargo esta parte es la que me ha parecido más aburrida, creo que esta información puede encontrarse fácilmente por internet. Lo que merece la pena es la experiencia personal de la autora, que, por cierto, puede aplicarse tanto a mujeres como hombres, pues dejando a un lado lo del sujetador, lo que cuenta puede inspirar a cualquiera, sin importar el género. La verdad es que me mosquea bastante que el libro lo vendan para mujeres, me parece bastante absurdo.

Si queréis empezar a correr o estáis empezando os recomiendo Correr en femenino de Alexandra Heminsley, se lee en un ratito y os prometo que al menos querréis probar un día a ver qué tal os va. Yo me he propuesto hacer un pequeño diario en el blog e ir actualizando para contaros mis progresos y ver si de verdad yo consigo correr un maratón. 

Odinia

0 comentarios:

Copyright Ana y Alicia. Reseñando libros desde el 9 de marzo de 2013. Con la tecnología de Blogger.

Odinia

Odinia
Futura reina del mundo, lectora y compradora compulsiva, niña perdida, aprendiz de artista, chica disney y loca de los gatos.

Buscar

Twitter

Instagram

Lectores


Lee La casa de nadie

Bloglovin'